El deporte y sus beneficios

El deporte se entiende como el culto voluntario y habitual del intenso ejercicio muscular, apoyado en el deseo de progresar y que puede llegar hasta el riesgo.

Coubertin, fundador de los JJOO modernos.

Coubertin, con su mirada innovadora, veía en el deporte la oportunidad de cambio para su país (Francia), que a principios del siglo XX vivía una época complicada. Quería ofrecerle a la sociedad un espacio para el encuentro, el juego y la educación, donde primasen unos valores que más tarde se convertirían en los pilares del Olimpismo.

Qué es el deporte

Años más tarde J.M.Cagigal, primer director del Instituto de Educación Física en Madrid (INEF) comentó que <<todavía nadie había podido definir con general aceptación en qué consiste el deporte debido a que este cambia sin cesar y amplía su significado, tanto al referirse a una actitud y actividad humana, como al englobar una realidad social>>.

Los tiempos y las sociedades cambian, y el deporte con ellas. Se adapta, cumple unos objetivos y, en muchos casos, adopta un papel político muy importante. Es muy difícil encontrar palabras que lo definan, que sirvan para todas las personas que lo practican en el mundo entero.

El valor del deporte

Ya hemos visto qué es el deporte en la teoría, pero en la práctica ¿tiene el mismo valor para cualquier individuo?

Quizá la niña que va 2 horas a la semana a la escuela de natación busca unas cosas en el deporte diferentes a la que practica gimnasia artística 24 horas semanales. O el joven que juega la pachanga de los domingos con sus amigos del barrio busca en estos ratos algo distinto al que entrena diariamente para jugar con la sub-17.

Los beneficios del deporte

Si de algo estamos seguras es de la capacidad transformadora que tiene. Es el motor de algunos países como Argentina o Brasil que adoran el fútbol. En otros, como EEUU, ofrece la posibilidad a muchos jóvenes de estudiar carreras universitarias gracias a becas deportivas. En países en guerra o subdesarrollados, el deporte es una salida al mundo, una vía de desarrollo personal y profesional.

Como bien dicen muchos estudios, el deporte, en general, tiene una serie de beneficios para las personas. Algunos directamente relacionados con la salud y los buenos hábitos, y otros con el desarrollo humano. 

Gimnasta entrenando

Mejora de la salud

Siempre y cuando se realice de una manera saludable, la actividad física favorece el buen estado de forma, la reducción de la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, además de potenciar una buena salud mental.

Eso significa que debe estar:

  • Adaptada a las necesidades que cada persona tenga.
  • Supervisada por un/a profesional de la actividad física y el deporte.
  • Realizada en espacios seguros.

Educa en valores

Conocer el deporte nos permite darle valor a su gran potencial. Es una actividad física reglada que puede concebirse como una actividad formativa si se practica en un contexto idóneo y equilibrado, por ejemplo, en un club con profesionales formados técnica y psicológicamente. El disfrute y la diversión pueden darse en estos contextos, pero no es lo único que se pretende.

Hay otras cualidades que se desarrollarán y que son el objetivo clave para el crecimiento de los/as deportistas:

  • el esfuerzo
  • la responsabilidad
  • la fuerza de voluntad
  • el compromiso
  • el respeto

En los momentos duros, cuando el juego se complica y la adversidad se hace con el mando, es cuando surge el aprendizaje. La diversión deja de ser la protagonista para dar paso a la formación integral de las personas.

Potenciar el liderazgo o la tolerancia entre iguales permite hablar del deporte como una escuela de vida.

Comprender que esta actividad no consiste sólo en ganar medallas o pasar el rato, que gracias a ella podemos crear una sociedad más justa, donde jugar al baloncesto sea un espacio para aprender a trabajar en equipo. Donde, en medio de una guerra, una entrenadora ofrezca seguir adelante con ilusión gracias al entrenamiento de la semana. Donde muchos niños y niñas no elijan las drogas porque prefieran tener una carrera deportiva y representar a su país. 

Desarrolla los talentos

A pesar de las dificultades que muchas veces aparecen en la vida, hay quienes logran alcanzar sus sueños. Pero sólo ocurre con aquellas personas que desarrollan sus talentos, sea cuales sean.

Despertar la curiosidad por la actividad deportiva es fundamental.

Querer aprender es la base para integrar los recursos y las habilidades técnicas que se enseñan en los entrenamientos. Eso sí, tiene que nacer de una misma si queremos que sea sano y para siempre.

A veces nos tocará a los entrenadores mostrar el camino a los jóvenes deportistas y otras muchas nos enseñarán ellos que estábamos en un camino equivocado. La cuestión es reconocerse aprendiz cada día, y maestro en constante evolución.

Descubrir los talentos es parte de esa curiosidad, de esa responsabilidad con una misma de aprender cómo es y qué se quiere lograr. Ese será el punto de partida para hacer del deporte una experiencia que merezca la pena ser vivida.

Conclusión

El entorno deportivo es clave para potenciar estas características del deporte tan positivas para el crecimiento de niños, niñas y jóvenes. Adquirimos un compromiso con ellos en el momento en que confían en nuestro trabajo para alcanzar sus metas en el deporte. Por lo tanto, debemos diseñar espacios aptos para el aprendizaje de valores, el desarrollo de sus talentos y la adquisición de buenos hábitos. Los beneficios en el deporte son muchos si se ofrecen espacios seguros y protectores para los más pequeños.